Alcoholismo

Tratamiento psicológico frente alcoholismo

El Trastorno de Alcoholismo es una de las enfermedades mentales en las que encontramos mayor resistencia de aceptación por parte del paciente.

Según numerosos estudios, una de cada 3 personas consume alcohol. Últimamente, El consumo de alcohol se ha convertido en una de las primeras causas de riesgo por muerte prematura en personas entre 15 y 49 años. Hubo un tiempo en el que se promociono los beneficios de la ingesta de alcohol como “sobreprotección” para el buen funcionamiento de nuestro corazón, pero se ha descubierto que, el daño cerebral que causa, es infinitamente peor.

Pronóstico

El éxito del tratamiento del alcoholismo dependerá de la fase del trastorno en la que se produzca la intervención.
Según el Dr. Jaenilleck, podemos diferenciar cuatro momentos claves:

Fase pre-alcoholica:

Donde se da el uso del alcohol de forma ocasional y recreativa. Se caracteriza por ser el periodo en el que la persona empieza a desarrollar cierta tolerancia y se incrementa la cantidad y la frecuencia de consumo de alcohol para obtener los efectos deseados ( bien sea a nivel físico o mental).

La segunda fase, conocida como prodrómica sintomática:

Encontramos síntomas propios del alcoholismo como síntomas de abstinencia, trastornos del sueño o pequeños episodios de amnesia tras ingerir alcohol. En este periodo suele haber un mayor consumo, que el enfermo niega rotundamente. Se produce lo que se conoce como el “consumo a escondidas”. Se desarrolla sentimientos de culpabilidad por la ingesta de alcohol que únicamente alivian tomando más alcohol.

Dependiendo de factores como la edad, el sexo o la cantidad y tipo de alcohol que se ingiere a diario, la fase puede durar desde meses a años.

La fase critica o crucial, es la tercera fase:

Donde el sujeto es consciente de su necesidad de beber diaria y la falta de control ante esta. Suelen desarrollar una conducta agresiva cuando se les saca el tema, e inician periodos de abstinencia que no pueden mantener y acaban recayendo en el consumo. Se intensifica el remordimiento por el consumo y se producen perdidas en diferentes aéreas como la laboral, personal (familia y amistades) o financiera.

Y por último, la fase crónica

Donde la dependencia del alcohol es tan grande que el enfermo no se puede reintegrar en la sociedad ya que su capacidad de juicio y memoria resultan insuficientes.

Mediante analíticas de sangre, los médicos pueden determinar en que fase se encuentra el sujeto, ya que el volumen de los glóbulos rojos aumenta notablemente junto al de otros indicadores.

Profesionales psicólogos y psiquiatras en Hallin Mental Care

¡Te ayudaremos en tu idioma!
Alejandra Hallin

Directora de Hallin Mental Care. Psicóloga experta en Niños y adolescentes.

Flag esFlag gb
Cristina Blanco

Especialista en Problemas de Familia y Psicología Clínica

Flag esFlag gb

Síntomas

Los síntomas mas característicos del alcoholismo son:

  • Deseo intenso de beber alcohol.
  • Falta de control sobre el consumo de alcohol: cuando empezar a beber, reducir la ingesta o parar el consumo.
  • Beber a escondidas,  para evitar críticas de las personas que le rodean.
  • Padecer síndrome de abstinencia, es decir, temblores, sudoración, dolor de cabeza, náuseas, ansiedad o aumento de la frecuencia cardiaca y de la presión sanguínea que únicamente se alivia consumiendo alcohol.
  • Desarrollar alta Tolerancia al alcohol, futo del consumo continuado el tiempo, que supone tomar cantidades mayores del alcohol para lograr el efecto deseado.
  • Lagunas mentales o falta de memoria durante la ingesta de alcohol. En el momento que aparecen son señales del deterioro cerebral sufrido a causa de la ingesta.
  • Bajo rendimiento laboral o académico.
  • Aspecto físico descuidado.
  • Daños físicos: problemas hepáticos, desnutrición, deterioro cognitivo.
  • Daños psicológicos: Ansiedad, depresión.
  • Envejecimiento precoz
  • Alucinosis alcohólica. Delirium Tremens

Tratamiento

Para un correcto tratamiento del alcoholismo se requiere de un equipo multidisciplinar, principalmente formado por psiquiatras y psicólogos. Éstos guiarán al paciente durante las diferentes fases del mismo.

Una vez que el paciente se compromete con el tratamiento, es necesario llevar a cabo una desintoxicación total del alcohol en sangre. En casos de alcoholismo severo será necesario utilizar diferentes tipos de medicación por lo que se recomienda llevar a cabo este proceso en un entorno hospitalario.

La intervención psicológica cobra mayor importancia, una vez que el paciente está limpio, y debe aprender a vivir sin el hábito del consumo y controlar el deseo del consumo. El aprendizaje de técnicas para ello, así como la reinserción social del paciente estará monitorizada tanto por los psicólogos como por los psiquiatras para facilitar que se lleve a cabo sin que tengan lugar las recaídas. Se requiere de un seguimiento intensivo durante las tres primeras semanas tras la desintoxicación.

Se recomienda el contacto y supervisión de los profesionales durante al menos 1 año, para garantizar el éxito del tratamiento del trastorno

Contacto

Contacto

reCAPTCHA

Por favor, siéntase libre de llamarnos si lo desea, o complete el siguiente formulario con toda la información posible.

Nuestro equipo de atención, – todos médicos titulados .- se pondrán en contacto con usted a la mayor brevedad posible.

Horario
Lunes - Viernes 9:00 - 21:00
Sábados y Domingos Urgencias