Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en adultos

Uno de los temas más controvertidos en salud mental es sin duda el diagnostico de TDAH en adultos, puesto que erróneamente se asocia a la infancia y, los síntomas mas comúnmente conocido como son la hiperactividad o la falta de concentración en los estudios, no resultan tan evidentes en la etapa adulta.

Tradicionalmente se ha considerado el TDAH como un problema que afecta a los niños y que desaparece cuando se entra en la adolescencia. Tenemos la idea preconcebida de que se tratan de niños hiperactivos y que nunca prestan atención. Pero son muchos los adultos que sufren TDAH, porque fueron diagnosticados cuando eran niños y este trastorno no desaparece. Según avalan los estudios, tan solo el 4% de pacientes adultos diagnosticados con TDAH durante su infancia acuden a consulta para seguir recibiendo tratamiento para ello, aunque la gran mayoría están sin diagnosticar.

De entre los adultos TDAH sin diagnosticar, existe una gran comorbilidad con otros trastornos como la ansiedad o depresión. Estos pacientes suelen recibir tratamiento psiquiátrico o psicológico, pero desafortunadamente, dirigido a las consecuencias de la existencia de este trastorno, no diagnosticado, y obviando el problema que existe de base.

TDAH Hallin Mental Care
TDAH Hallin Mental Care

¿Qué es el TDAH?

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad es un trastorno del neurodesarrollo, con un gran componente hereditario, que se origina en la infancia y que estará presente a lo largo de la vida del individuo, aunque la manifestación de los síntomas va variando con el paso de los años. Se caracteriza por la presencia de tres síntomas principales: déficit de atención, impulsividad e hiperactividad motora.

Síntomas frecuentes en adultos

Hay que tener en cuenta que se dan ciertas diferencias entre los síntomas predominantes en los pacientes según su edad. La hiperactividad motora es  mas evidente durante la infancia, disminuyendo en intensidad con el paso de los años, mientras que los problemas de concentración y atención están mas presentes en la edad adulta. Algunos de los síntomas más frecuentes: 

  • Hiperactividad e impulsividad:
    • Dificultad para permanecer quieto durante un largo periodo de tiempo.
    • Inquietud, necesidad de estar en constante movimiento, muchos pacientes lo describen como un “motor interno que está siempre en marcha”.
    • Dificultad para relajarse, esto puede dar lugar a insomnio de conciliación. 
    • Hablan excesivamente, interrumpen a otros, responden antes de que se les haya formulado la pregunta, se entrometen en conversaciones ajenas.
    • Dificultad para esperar su turno. 
    • Impulsividad, tienen dificultad para ver las consecuencias antes de actuar. Cambian constantemente de trabajo.
    • Irritabilidad, ataques de ira.
  • Falta de atención:
    • Dificultad para mantener la atención, no prestan atención a detalles, cometen errores frecuentes por despistes. Esto es más acusado si la actividad no despierta gran interés en el individuo. 
    • Olvidadizos, pasan mucho tiempo buscando sus cosas como las llaves o la cartera.
    • Dificultad para organizar tareas, tener una estructura durante el día y planificar.
    • Tendencia a empezar multitud de proyectos pero no los acaban, tendencia a aplazar tareas que requieren atención.
    • Sensación de que no están escuchando cuando se les habla.
    • Dificultad en la manejo del tiempo, pueden llegar tarde al trabajo o a las citas.

 

 

 

Diferencias entre sexo

Las mujeres con TDAH/TDA, presentan signos menos evidentes de hiperactividad y por lo tanto, su diagnostico resulta mas difícil. Diversos estudios sobre la población femenina con TDAH/TDA, apuntan que existe un menor riesgo de desarrollar abuso de sustancias y delincuencia que en los hombres. En cambio,las mujeres con TDAH tiene un mayor grado de somatización, es decir, mayor presencia de síntomas físicos, y muchas de ellas presentan altos niveles de ansiedad y requieren de tratamiento psiquiátrico o psicológico, aunque bajo otro diagnóstico.

¿Cuáles son los riesgos cuando no se diagnostica de forma temprana?

  • Deficiencias en la formación académica. Esto se produce tanto por la falta de atención como con la dificultad de adaptarse a las exigencias de cada etapa académica.
  • Inestabilidad y fracaso profesional. En parte debido a la impulsividad y la necesidad constante de cambio, pero también debido a la falta de atención, despistes frecuentes, dificultad para organizarse y llevar a cabo proyectos. Y también por las dificultades en las relaciones interpersonales que sufren a nivel laboral y que les lleva a continuos conflictos con compañeros y/o superiores.
  • Dificultad en las relaciones interpersonales y familiares. Presentan bastante dificultad en el manejo del tiempo, lo que les hace que les cueste llegar a la hora, tengan una necesidad excesiva de hablar, no respeten los turnos de palabras y/o que interrumpan a otros cuando hablan… dando la imagen de persona no respetuosa con los demás.
  • Abuso de sustancias. La impulsividad, la poca capacidad de pensar en las consecuencias así como la necesidad de disminuir la inquietud motora y la ansiedad les lleva a experimentar con tóxicos.
  • Mayor riesgo de accidentes de tráfico. Presentan una conducción más temeraria y asumen mayores riesgos, que junto a la falta de atención, aumenta el riesgo de sufrir accidentes.
  • Mayor índice de criminalidad, debido en gran parte a la impulsividad que sufren.
  • Baja autoestima y por lo tanto mayor riesgo de depresión. La sensación de continuo fracaso a nivel laboral y personal aumenta el riesgo de sufrir trastornos afectivos e insomnio. Diferentes estudios muestran la presencia de comorbilidad en al menos el 50% de los casos.

DIAGNÓSTICO

  • Dado que el TDAH tiene su inicio en la infancia es fundamental realizar una historia clínica retrospectiva que explore y analice los síntomas presentados en la infancia, así como la repercusión funcional que hubo en dicha época. Dado que el paciente no suele recordar con tanto detalle su infancia, es fundamental apoyarnos en la información referida por algún familiar, cuando esto sea posible.
  • Los síntomas tienen que aparecer antes de la edad de 12 años. Así mismo hay que explorar síntomas en la vida adulta y determinar la interferencia o repercusión que tienen a nivel laboral, social y familiar.
  • En muchos casos se recomienda realizar un test de inteligencia que nos aportará mucha información sobre el perfil cognitivo del paciente.
  • Descartar otras enfermedades que puedan presentar síntomas parecidos.
  • Usamos los criterios diagnósticos establecidos por DSM-V.
  • En la actualidad se dispone de multitud de test de screening así como modelos de entrevista estructuradas como por ejemplo DIVA 2.0 que pueden ayudarnos en el diagnóstico.
  • El diagnóstico siempre es clínico, ningún test o escala puede confirmarnos el diagnóstico.

TRATAMENTO

Una vez realizado un estudio completo y recibir el diagnóstico, hay diferentes tratamientos y/o intervenciones, todas ellas de gran importancia, dirigidas a paliar síntomas, entender mejor las dificultades derivadas del diagnóstico y aumentar la funcionalidad de la persona.

A continuación destacamos posibles tipos de tratamiento:

  • Tratamiento de comorbilidad: es importante tratar conjuntamente cualquier otra enfermedad o trastornos mentales que tambien se presente en el paciente. Entre los mas frecuentes citamos la hipertensión, el trastorno afectivo bipolar, abuso de sustancias o depresión.
  • Tratamiento farmacológico: en la actualidad el tratamiento incluye psicoestimulantes como por ejemplo el Metilfenidato y la Lisdexanfetamina, o fármacos no estimulantes como la Atomoxetina o Guanfacina.
  • Psicoeducación y Terapia Cognitivo-Conductual: el conocimiento sobre los síntomas y sus manejo es fundamental, tanto para la persona que ha sido diagnosticada como para los familiares. Un entorno familiar sólido y estable puede tener un impacto positivo.
  • De gran importancia también trabajar con la estructura y las rutinas del día a día. Una buena alimentación y ejercicio ayudan a encontrar un equilibrio.

Debido a la gran repercusión que tiene el TDAH en la vida del individuo, es muy importante la detección precoz y un tratamiento adecuado. En el centro médico Dra. Hallin contamos con un gran equipo con formación en TDAH tanto en niños como en adultos

Contacto

Contacto

reCAPTCHA

Por favor, siéntase libre de llamarnos si lo desea, o complete el siguiente formulario con toda la información posible.

Nuestro equipo de atención, – todos médicos titulados .- se pondrán en contacto con usted a la mayor brevedad posible.

Horario
Lunes - Viernes 9:00 - 21:00
Sábados y Domingos Urgencias