Acoso escolar – Bullying

Inicio » Psicología Infantil » Acoso escolar – Bullying
Acoso escolar – Bullying2018-12-13T10:43:26+00:00

Hoy en día son muchos los casos que se escuchan acerca del bullying en las escuelas y de las consecuencias tan horribles en las víctimas. El bullying es definido como: acoso escolar y toda forma de maltrato físico, verbal o psicológico que se produce entre escolares, de forma reiterada y a lo largo del tiempo.

Hay varios factores a tener en cuenta en el acoso escolar. Su diagnostico suele realizarse tarde debido a sus características. Aprende a reconocerlo.

Llegar al diagnóstico

Rara vez tu hijo llegará a casa y te dirá que está siendo objeto de acoso escolar.

Solo uno de cada cinco jóvenes informa a sus padres del acoso al que están sometidos!!!.

Es decir el 80% de vuestros hijos no os van a informar de ello nunca. Así que va a ser vuestro trabajo investigar y llegar al diagnostico. Como le suele ocurrir a las victimas de otros tipos, los jóvenes se avergüenzan e intentan ocultar el maltrato. Lo llevan en silencio todo el tiempo que pueden. Piensa que para cuando se quejan de algo o empiezan a presentar síntomas es muy posible que lleven ya mucho tiempo sufriendo.

Cuando pienso en las maneras en las que se puede presentar el bullying me acuerdo de la frase que aprendi de pequeña, “ de palabra, obra y omisión”.

Acoso escolar entre niños y adolescentes. ¿cómo combatirlo?
Acoso escolar entre niños y adolescentes. ¿cómo combatirlo?

Tanto niños como adultos, tienen que ser capaces de reconocer lo que es acoso escolar:

  1. Si a tu hijo no le hablan, lo ignoran o lo repudian, eso es un acto de acoso escolar.
  2. Los golpes pueden parecer obvios con el paso del tiempo pero al principio es fácil pensar que tu hijo se ha caído, o que le han empujado sin querer. Ojo con los golpes repetidos. No hace falta que repasemos el poder de las palabras a la hora de hacer daño a un ser humano.
  3. Insultos, motes, comentarios desagradables… son técnicas del acoso escolar.
  4. El ciberbullying es otro tipo de acoso.
  5. El daño físico puede ser sobre las cosas, romper sus lápices, su mochila, su movil. También forma parte del acoso. Hay también daño a la reputación de una persona: es gay, es una mentirosa, roba cosas….
  • Daño fisico a cosas o a tu hij@
  • Cyberbullying
  • Daño a la reputación o a las relaciones con los demás
  • Omision ( ignorarlo, organizar eventos sin el o ella)
  • Daño con las palabras

Las chicas son mas dadas a hacerlo en grupo, usar el ciberbullying, usar la exclusion y el daño a las relaciones.

Los chicos son mas dados a la agresión fisica y a hacerlo en solitario, normalmente cuando no hay adultos supervisando. La agresión física es mayor antes de la adolescencia.

  1. Aparte de los diferentes tipos de manifestaciones del acoso escolar, es importante tener en cuenta una característica fundamental que es la repetición. Un acto aislado de daño a un joven no es acoso. El acoso para ser tal requiere repetición. Esta repetición no suele ser continua, pueden pasar semanas sin que los niños hagan o digan nada. Esto hace que la detección sea mas complicada porque nuestro hijo puede estar bien una temporada y eso hace que bajemos la vigilancia o que pensemos que nos estábamos preocupando por nada.
  2. El proceso del acoso escolar rara vez ocurre entre dos niños. Uno siendo el acosador y el otro el acosado. Es un proceso en el que varios niños participan, unos de modo mas activo que otros. Imaginaros la importancia de los “expectadores” que esta demostrado que si uno de ellos dice algo para parar el proceso en el 57% de las veces no se prosigue. Esta demostrado que los espectadores también pueden llegar a desarrollar problemas psicológicos debidos a ser testigos del abuso.
  3. Sintomas que indican bullying y que tienen que elevar la vigilancia por parte de los padres: absentismo escolar, cambios de humor, aislamiento social, irritabilidad, autolesiones, baja autoestima, múltiples excusas para no ir al colegio, el joven no esta contento en el colegio, disminución en el rendimiento académico. Ya habeIs aprendido a traves de nuestra exposición que los niños no nos dirán nada en la mayoría de los casos. Así que es vuestra responsabilidad buscar el problema y ante la duda llamar a un especialista.
  4. Perfil de las victimas. No siempre hay un perfil determinado, y cualquier joven puedes ser víctima del bullying. Normalmente jóvenes que son diferentes, tienen mas posibilidades de ser elegidos como victimas, niños deprimidos, suelen atraer a los acosadores, porque detectan una fragilidad. El acoso ocurre en el 90% de los LGTB ( lesbianas, gays, transvestis y bisecxuales) adolescentes. Son un grupo de alto riesgo a los que los colegios, y familiares tienen que vigilar con mas atención. Es entre 6 de primaria y los primeros años de la ESO cuando ocurre el acoso escolar con mas frecuencia. No hay diferencias entre niños y niñas a nivel de numero de afectados pero si se diferencia la forma en la que se produce el acoso.
  5. El acoso escolar puede dejar escaras de por vida, baja autoestima, fracaso escolar que termina en abandono de la escolaridad ( jóvenes que no van a la universidad), depresión, drogadiccion, autolesiones, depresiones, ataques de pánico, ansiedad. Las estadísticas son mas tristes para los abusadores, con mayores problemas en el futuro que las victimas.

 

Cada año hay 3 millones de niños que padecen acoso escolar en USA. El 10% de los niños que dejan el colegio lo hacen por evitar el acoso.

¿Cómo ayudar a un niño o adolescente que sufre bullying o acoso escolar?

Si hemos observado alguna de estas conductas en nuestro hijo/a debemos buscar lo antes posible ayuda profesional.

Cuando las víctimas de acoso escolar llegan a terapia, ya presentan una gran somatización, dolores de estómago y de cabeza, ansiedad, miedos, vómitos, pesadillas, ataques de pánico. cambio en los hábitos alimentarios … Es muy importante estar atento a cualquier señal, por pequeña que parezca y hacer un seguimiento. Detrás de pequeñas señales puede haber un grito de socorro de un niño atemorizado.

Desde el punto de vista terapéutico será muy importante reforzar su autoestima. Se trabajan las heridas del acoso y el trastorno por stress posttraumático, así como el cuadro ansioso-depresivo que presente y sus sentimientos de rabia e impotencia.

Guiaremos de forma adecuada a la victima para que pueda dejar de lado sentimientos como culpa, dolor, vergüenza, rabia, tristeza y desesperanza que puedan ir surgiendo a raíz del acoso y desarrollar estrategias emocionales necesarias para superar la situación.

Es importante que los padres potencien la sociabilidad de su hijo o hija. Se recomienda que hagan un deporte extraescolar donde pueda conocer otros niños y una ambiente diferente fuera del ambiente escolar. Las artes marciale suelen ser buenas oportunidades para inciar su nueva etapa de fortalecimiento.

En Hallin Mental Care podemos guiar tanto a niños como a los padres, incluso al centro escolar para dar el apoyo correspondiente a todas las partes implicadas y tomar las medidas oportunas para erradicar el sufrimiento de forma inmediata.

También podemos ayudarte si es tu hijo o alguien que conoces el que acosa a los demás. En la mayoría de los casos existe un trasfondo psicológico y ambiental que produce dicha conducta y que con el adecuado tratamiento psicológico, junto con otros profesionales, puede llegar a desaparecer.